28 de julio de 2011

Evanescente (Microrrelato)

Y mientras las velas se consumían, su pálido rostro comenzó a difuminarse, a oscurecerse ante un reflejo distante, donde sus pesadillas nacían en la realidad y sus recuerdos más dulces sucumbían en un profundo sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber tu opinión así que no seas tímido y ¡comenta! Recuerda ser respetuoso en todo momento y hablar de lo que trata la entrada. Está activa la moderación y los comentarios que sean ofensivos o de spam no se publicarán. ¡Gracias por tu comentario!